De diseñadores, productos y experiencias

De diseñadores, productos y experiencias

Cuando me doy una vuelta por los perfiles de Linkedin de muchos de mis colegas diseñadores y desarrolladores, muchas veces flipo con los enunciados de sus profesiones. Yo mismo tengo puesto (con muy poca modestia, la verdad) “Graphic and Web Designer (UX/UI)” que solo viene a significar que soy (o me considero) diseñador gráfico y diseñador web. Las otras cuatro letras no tienen ningún significado judeomasónico oculto, pero es una forma de comunicarle al ojo más experto en la materia, que realizo tareas de experiencia de usuario (UX) y de desarrollo de interfaces visuales de usuario o diseño de interacción (UI). Dentro del diseño web,  son todo un mundo del cual no me considero experto para nada, si cabe, solo he arañado su superficie después de tantos años.

El caso es que, aunque también he realizado algunos trabajos de diseño de producto durante mi carrera, nunca he tenido que diseñar un producto digital por completo. Ahora voy a hacer la pregunta retórica que seguro te estás esperando:  ¿Qué es un producto?  Pues hasta hace bien poco, el término sólo se utilizaba en relación con algo material, que con frecuencia se puede encontrar en una tienda de venta al por menor, ya sea física o virtual. Pero hoy en día el término producto ha pasado a denominar también productos digitales, como las APPs que tienes en tu móvil, por ejemplo. Y esta parrafada me lleva a donde quiero llegar hoy:  la figura del Diseñador de Producto.

Diseñador de productos (digitales en este caso) es un término resumido. Se utiliza para describir a un diseñador que generalmente, no solo está involucrado en la creación de la apariencia de un producto entero, sino también en qué experiencia ofrece al usuario y el comportamiento que tiene en su uso. Muchos diseñadores de productos consideran que diseñan experiencias, proporcionando una visión real a los diseñadores de experiencia de usuario (UX) y a los de su interfaz de interacción con el usuario (UI).

La tendencia es que,  a partir de ya, ahora, ayer…, los perfiles de Product Designer no van a pasar desapercibidos por las compañías del nicho digital. Y convertirte en diseñador de producto no va a ser tarea fácil: no solo tendrás que controlar de experiencia de usuario, flujos de navegación, microinteracciones o “know-flow”; sino también de diseño de interfaz, de prototipado, de hacer la interacción del usuario tan eficiente y simple como sea posible. También la creación de patrones para solucionar problemas en diferentes escenarios y por último, crear la guía de estilos visuales (que yo creo que muy pocos crean a la hora de la verdad) para unificar la apariencia del producto.  Total, na

Si te interesa leer más sobre este tema, puedes visitar:

O también te pueden interesar estos libros:

Volver a arriba